Ofensiva de Chevrolet en Europa

La marca norteamericana de General Motors lanza en el viejo continente una completa ofensiva de producto con tres modelos: el Cruze en su versión 5 puertas, el Aveo con motorizaciones diésel y el Volt, el eléctrico enchufable.

Chevrolet Cruze 5 puertas

El nuevo Cruze cinco puertas ha venido a unirse a la brillante berlina de tres cuerpos, que desde su lanzamiento en 2009 ha conseguido superar las 900.000 unidades vendidas en todo el mundo. Lanzado ya hace unos meses, el Cruze de cinco puertas también ha conseguido situar la demanda en similares niveles. Desde hace cinco meses, el Cruze es el turismo más vendido en Estados Unidos.

En la versión de cinco puertas se ha intentado enfatizar su aspecto deportivo, dotando a la zaga de una línea característica, con una luneta muy inclinada, unos grandes grupos ópticos y un alerón que incluye la tercera luz de freno. La capacidad de su maletero, que mejora el acceso gracias al portón posterior, se sitúa en unos mínimos 413 litros, mientras que si abatimos los respaldos, podremos llegar a los 883.

Durante la toma de contacto pudimos ir durante uno de los recorridos en las plazas posteriores y debemos destacar la altura libre y el espacio para las piernas que disfrutan los ocupantes de la parte trasera.

El Cruze 5 puertas mantiene el diseño del interior y sus excelentes dotes ruteras, sobre todo si nos decidimos por el motor diésel, que con sus 163 CV nos asegura un excelente nivel de prestaciones: 8,5 segundos en el 0-100 km/h y unos consumos más que razonables, cifrados en 5,6 litros en el ciclo combinado. Para 2012 está previsto ampliar la gama con un nuevo propulsor diésel de 1,7 litros.

Chevrolet Cruze 5 puertas

Los precios de este cinco puertas van desde los 15.650 euros del 1.6 de gasolina y 124 CV, hasta los 21.895 euros del diésel automático de 163 CV. Las motorizaciones de gasolina tienen un descuento promocional de 3.400 euros. Para los diésel, la promoción se anunciará a finales de año.

Chevrolet Aveo Diésel

Si el Cruze es para la marca su estandarte, el estreno del motor diésel en el utilitario Aveo abre nuevas expectativas en el segmento de los utilitarios. Además, añade esta posibilidad por partida doble, con dos versiones del motor de 1,3 litros, de 75 y 95 CV. En realidad podríamos hablar de tres opciones si tenemos en cuenta que el motor más potente estará disponible con una versión más eficiente ECO, que disfruta de la función Start&Stop, con lo que se consigue rebajar las cifras de consumo hasta los 3,6 litros a los 100 km, con un nivel de emisiones de sólo 95 gr. de CO2 por kilómetro. Esta versión Eco sólo está disponible con la carrocería de 5 puertas.

Hemos podido conducir justo esta versión de 95 CV y el básico 1.3 de 75. El más potente nos ha parecido especialmente brillante, mientras que el de 75 CV ha mostrado más sus capacidades para circular en entornos urbanos que para hacer frente a carreteras de montaña por las que discurrió casi la totalidad de la prueba.

En general, el Chevrolet Aveo nos ha mostrado sus buenas cualidades, tanto en aspectos dinámicos como en su interior y habitabilidad. La carrocería de 5 puertas es sin duda la que más nos seduce. Toda la gama disfruta de 1.500 euros de descuento promocional, con unos precios que, sin incluir esta rebaja, van desde los 11.500 euros hasta los 15.850 del diésel 95 CV más equipado, que responde al acabado LTZ.

Chevrolet Aveo

Los precios de las versiones diésel son de 13.750 euros para 75 CV en acabado LT y carrocería de 4 puertas y los 14.600 del LT+ de 5 puertas. Con el motor de 95 CV se parte de los 14.450 euros del 5 puertas LT+. El LTZ de 5 puertas cuesta 15.520 euros, mientras que la carrocería sedan de 4 puertas se ofrecerá sólo con el acabado LTZ por 15.850 euros. Todos estos precios son bastante competitivos, y a finales de año comenzarán a venderse.

Chevrolet Volt, un eléctrico de amplio espectro

Chrevrolet no pretende con el Volt hacer volumen, pero sus cualidades le convierten en un vehículo que, salvo por el precio, proporciona una versatilidad casi idéntica a la de un vehículo convencional. Es el clónico del Opel Ampera, con el que comparte tecnología y cadena de montaje. Las previsiones son las de fabricar 16.000 unidades en 2011 entre ambos, llegando a las 60.000 en 2012. Para España se ha calculado que las ventas llegarán a las 150 unidades, a un precio de 41.950 euros, que se rebajaría con las ayudas estatales.

El Volt utiliza un motor eléctrico de 111 Kw y otro de explosión con 1,4 litros de cilindrada y 86 CV de potencia, que tiene únicamente la responsabilidad de mover un generador de corriente que alimenta las baterías cuando estas se descargan hasta alcanzar el treinta por ciento de su capacidad. Como eléctrico puro puede recorrer hasta 80 km, mientras que con la ayuda del motor de explosión esta autonomía se amplia en otros 500 km, justo hasta que se termina el combustible del depósito.

Las baterías pueden recargarse en cualquier enchufe doméstico en 3 o 4 horas. En general, el Volt se presenta como un vehículo de corte peculiar pero atractivo, con un amplio interior para cuatro plazas y un maletero de 310 litros con posibilidades de llegar hasta los 1.005 dm3 de capacidad máxima.

Puestos en marcha, destaca por la suavidad y el silencio con el que se desplaza. Nada que criticar al funcionamiento como eléctrico cien por cien. Es sorprendente. Sólo nos llama la atención el tacto de los frenos, pero en cuanto al resto de características, estas responderían al de un buen motor de gasolina. Ofrece una buena aceleración y mejor confort de marcha, a lo que también ayudan las virtudes de la carrocería y bastidor. En modo eléctrico puro recorrimos 78 kilómetros, lo que no está nada mal si tenemos en cuanta la orografía de las carreteras.

Chevrolet Volt

Cuando la carga de sus sofisticadas baterías disminuye hasta el entorno del treinta por ciento, entra en funcionamiento el motor de explosión, lo que resulta notorio tanto a nivel de ruido como de vibraciones. También es verdad que, hasta ese momento, el silencio de marcha es impresionante, sólo roto por el escaso ruido de rodadura y aerodinámico. El motor de explosión responde al principio claramente a los movimientos del acelerador y la potencia total se mantiene sin cambios.

Sólo cuando la carga de las baterías desciende de ese umbral, lo que pudimos comprobar después de una subida en la que le exigimos un aporte de energía extra, la potencia utilizable baja hasta unos niveles mínimos, y el motor de explosión se mantiene en una zona de máximo régimen, en un intento de elevar la carga de las baterías. Es justo en ese punto es en donde el Volt es más vulnerable, ya que pasamos a un nivel de ruido elevado y a una capacidad de andar reducida si precisamos empuje para superar tramos de carreteras complicados. Entendemos ya la presencia de un modo Mountain, que prepara el vehículo para un próximo puerto de montaña o carretera con orografía exigente.

De todas formas, el Volt se muestra como una posibilidad real, aunque muy cara, de conducir un vehículo que nos lleve al centro de las ciudades y nos devuelva a nuestro domicilio sin emisiones, pero que al mismo tiempo no nos limite en el caso de que tengamos que ampliar nuestro recorrido por cualquier motivo.

Fuente :  http://www.elmundo.es/elmundomotor/index.html

2011-10-17T08:02:58+00:00Tags: , , |