Presentación Opel Combo Life 2018, ya hemos conocido a la variante más familiar

  • La compra de Opel por parte de PSA provoca que las sinergias se extiendan a todos los segmentos del mercado. El Opel Combo 2018 es clara evidencia de ello. Hemos acudido a su presentación estática en Madrid para ver cómo es la nueva furgoneta de la marca alemana.

opel-combo-life-2018-201846299_1.jpg

La compra de Opel por parte de PSA provoca que las sinergias se extiendan a todos los segmentos del mercado. El Opel Combo 2018 es clara evidencia de ello. Hemos acudido a su presentación estática en Madrid para ver cómo es la nueva furgoneta de la marca alemana.

El Combo copia parte de la filosofía de diseño de la marca

Desde hace unos meses Opel pertenece al conglomerado francés PSA. Sin embargo la alianza lleva forjándose desde hace mucho más tiempo. A día de hoy vemos como las empresas comparten gran cantidad de desarrollos, llegando al mercado diferentes modelos que en realidad son el mismo. El Opel Combo Life 2018 es un ejemplo de estas sinergias. Se trata del último integrante de un trío de furgonetas que pretenden conquistar el segmento comercial ligero y recreacional.
Peugeot Rifter, Citroën Berlingo y Opel Combo. Las tres patas de una silla conformada por el Grupo PSA aterrizan en el mercado. La alemana ha sido la última en llegar aunque lo hace con las mismas cartas de presentación que sus hermanas: dureza, funcionalidad, capacidad y tecnología. Aunque en esta ocasión la primera en ser presentada ha sido la variante más enfocada a un uso familiar y recreacional, la variante Life.
Hay que decir que las tres integrantes del grupo son exactamente iguales, aunque con carrocerías claramente diferenciadas. Opel ha apostado por darle un aire más típico de la casa alemana, con elementos que recuerdan en parte a un Opel Crossland, intentando así preservar todo lo posible la filosofía de diseño de la casa, aunque obviamente es imposible evitar que se compartan elementos entre hermanas. Solo hace falta echar un vistazo a la parte trasera para darse cuenta que es exactamente igual al Rifter y al Berlingo.

El Combo tendrá versiones más específicas de carga, pero esta es la más familiar

Como ya es habitual en el sector, se ofrecen dos tipos de carrocerías. Una larga y otra corta. En síntesis estamos ante el mismo modelo, pero uno es capaz de presentar una capacidad de carga mayor al otro. El Opel Combo XXL es 37 centímetros más largo que el modelo pequeño, llegando a los 4,75 metros. Obviamente, y como ya hemos dicho, esto provoca un mayor volumen de carga, con 850 litros de capacidad mínima frente a los 597 litros del Combo normal. Volumen que quedará prácticamente a cero si se despliegan las dos plazas extra que son opcionales para ambas carrocerías.
La orden a los desarrolladores ha sido la de dotar a cada modelo del tridente de un aspecto lo más diferente posible, pero solo en el exterior. De puertas para dentro las tres son exactamente iguales, y cuando digo exactamente es exactamente. Había que ahorrar costes, y en este caso no ha dado lugar a crear efectos propios, salvo por los volantes. Pero ojo eso no quiere decir nada malo.

Los materiales están bien seleccionados, lo mismo que la manera en la que están compuestos y montados. Al tratarse de vehículos a los que se les presupone una vida dura, se ha prestado especial atención a crear un habitáculo bien conformado, solido ante todo. Y esa es la sensación que se obtiene en el interior del Opel Combo, incluso de esta unidad de pre-serie. Por supuesto aunque la calidad de ensamblaje sigue siendo la habitual, los materiales han mejorado, siguen siendo en su mayoría plásticos duros, pero con un mejor tacto y una mejor sensación general.

El puesto de conducción, por volante y cuadro, es muy similar al de un Grandland X

Dado que estamos ante el modelo Life, la variante más familiar, Opel ha querido dotarla de un interior algo menos industrial, y por ello ha integrado diferentes materiales que dan una mayor calidad al interior, siendo más acogedor. Lo mismo pasa con los espacios de almacenamiento, 28 en total. El Combo es como ese típico armario que tiene cientos de recovecos donde dejar las cosas. Casi cuesta recordar donde dejas algo, porque estos espacios están por todos lados, incluido el techo.
Obviamente no solo se ha pensado en la familia a la hora de conformar el Opel Combo, la polivalencia está asegurada con una segunda fila de asientos sumamente funcional. La banqueta trasera puede estar dividida en una proporción 60:40 o bien con tres asientos iguales. Éstos no presentan deslizamiento longitudinal ni de inclinación del respaldo, únicamente tienen la capacidad de abatirse dejando un suelo completamente plano, creando un espacio de carga que se extiende hasta unos destacados 2.126 litros para la carrocería pequeña y 2.693 para la versión XXL, y lo que es mejor, más de tres metros de largo ya que el asiento del copiloto también se abate.
Cabe destacar que es uno de los pocos coches del mercado que tiene capacidad para poner tres sillas infantiles en las plazas traseras, cada una de ellas con su correspondiente anclaje ISOFIX. Pero los más pequeños no serán los únicos en viajar cómodamente, ya que el espacio es tan sobrado que tres adultos también podrán ir de forma confortable. No hay problemas para las piernas y muchísimo menos para la cabeza.

La fila trasera muestra mucho espacio para los ocupantes, con mucha altura para la cabeza

No vayamos a pensar que por ser un modelo derivado de un vehículo industrial no se dispone de tecnología y sistemas de a bordo. El Combo presenta un equipamiento muy similar al de cualquier rival del segmento de los monovolúmenes o turismo en general. La consola central está dominada por una pantalla de hasta ocho pulgadas y manejo táctil que recoge la mayor parte de las funcionalidades y por supuesto todo el equipo de conectividad, para móviles Android y Apple, y el sistema de infoentretenimiento.
Por debajo de dicha pantalla encontramos el módulo de climatización con configuración bizonal. Por último, mencionar que cada compañía ha aportado su propio cuadro de instrumentos. En el caso del Combo es el mismo cuadro que vemos en otros muchos modelos, como el Opel Astra o el más reciente Opel Grandland X. Entre las dos esferas se sitúa un display digital que está más enfocado en mostrar información de la conducción, como los consumos por ejemplo.
En cuanto al resto del equipamiento caben destacar una serie de elementos que promenten hacer la vida mucho más fácil y cómoda, tanto para las familias como para los profesionales que opten por esta variante más recreacional. Entre la lista está: la cámara de aparcamiento trasera, el Head-Up display, el control del ángulo muerto, el detector de obstáculos, el asistente de mantenimiento de carril, el avisador de salida del carril, el techo panorámico, asientos delanteros y volante calefactables, carga inductiva y el asistente avanzado de aparcamiento, entre otros.

La mayor parte del protagonismo del interior se lo lleva la pantalla de la consola, con hasta 8 pulgadas

En cuanto a la oferta mecánica, dado que el Combo emplea la plataforma EMP2 de PSA, es capaz de integrar los mismos motores que sus hermanas. Esto quiere decir que la oferta está compuesta principalmente por bloques de cuatro cilindros turbo alimentados que de forma común irán asociados a cajas de cambios manualescon seis velocidades u opcionalmente una automática de ocho velocidades de tipo convertidor de par.
La gama estará compuesta por diversas opciones de gasolina y otras tantas diésel. Las primeras estarán dominadas por el bloque 1.2 PureTech S&S con potencias de 110 y 130 caballos. Y por el lado gasoil la oferta vendrá por parte de un motor de 1.5 litros que ofrecerá potencias de 75, 100 y 130 caballos. Las transmisiones serán las anteriormente mencionadas, y al igual que Peugeot, el Opel tendrá cinco modos de gestión de la entrega de potencia, el denominado IntelliGrip, que será opcional y solo disponible para algunas mecánicas.
En cuanto a precios no hay por el momento. Opel España los desvelará una vez se aproxime la fecha de comercialización, que se iniciará este mismo verano aunque no será hasta el otoño cuando las primeras unidades lleguen a los concesionarios. La oferta de equipamientos estará divida en los tres habituales escalones de Opel: Expression, Selective y Excellence.

El último miembro del trío formado por el Rifter y el Berlingo. A la venta en verano

FUENTE: https://www.motor.es/noticias/opel-combo-life-2018-201846299.html

2018-05-11T10:00:40+00:00